HUELIN

María del Mar Sillero: "Para enseñar a bailar folclore primero hay que investigarlo"

Esta vecina y profesora de Huelin trabaja por recuperar las danzas autóctonas, para lo que recorre la geografía nacional en busca de lugareños con memoria histórica

NOTICIA DE NOEMI R.NAVAS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
María del Mar Sillero: "Para enseñar a bailar folclore primero hay que investigarlo"

María del Mar Sillero confía en fomentar los bailes típicos de Málaga

La directora de la Asociación-Escuela de Folclore María del Mar Sillero mantiene vivo el espíritu investigador con el que se creó la escuela para recuperar los bailes tradicionales de Málaga y Andalucía. A pesar de las dificultades económicas por las que pasa la asociación, su directora sigue fiel a sus principios y se resiste a dar en exclusiva clases de flamenco (con las que según ella le sería fácil llenar la escuela de alumnos, pero no conseguiría su fin), ofreciendo un compendio de bailes creados por nuestros antepasados.

¿Cuáles fueron los orígenes de la asociación?
La escuela nace en 1997 con la intención de conservar, fomentar y difundir el folclore en sus formas y estilos más tradicionales. El objetivo prioritario era el de ser algo más que una simple academia, donde se aprendan los bailes de moda y el flamenco que nos gusta a todos, sino conocer los bailes populares autóctonos. Los primeros pasos los dimos en un local de la calle Mendoza hasta que nos trasladamos a nuestra ubicación actual en la calle Altamira.

Más que por el aprendizaje, apuestan por investigar bailes antaños, ¿es rentable?
En absoluto, de hecho no podemos hacer ni la mitad de actividades que organizábamos antes por ése problema. La filosofía de la escuela era y es indagar en los bailes típicos de Málaga y de toda la geografía nacional e intentar recuperarlos a través de certámenes o concursos. Tenemos una cartera de socios protectores que pagan 12 euros al año, alrededor de un centenar. Después cobramos una cantidad simbólica por las clases a niños y adultos, el problema es que al ofertar bailes de esta índole no despiertan el interés de las academias convencionales. Ahora tenemos alrededor de 50 alumnos.

¿Cómo realizan estos trabajos de investigación?
Para mí son una labor apasionante. Nos desplazamos a los lugares de origen, a los pueblos, a cualquier pedanía o aldea en la que nos enteramos que existe una danza casi olvidada. Hablamos con los abuelos para intentar recuperar la música autóctona de esta tierra, los trajes y las costumbres. Algunos se cortan porque se avergüenzan de contar cómo celebraban antes las fiestas, ya que estaba mal considerado que un hombre se vistiera para bailar y se les suponía afeminados. Sin embargo, otros se prestan y nos dan muchas ideas para confeccionar la ropa folclórica, nos relatan letras y así preparamos las clases y los concursos.

Su metodología se basa en conocer la historia, ¿cree que gusta el tipo de enseñanza folclórica que usted ofrece?
A los niños les encanta, el problema es que los padres cuando quieren apuntar a su hijo a una escuela de baile no buscan eso, además de que actualmente prefieren que dediquen su tiempo en estudiar informática o inglés. Hace unas generaciones los padres casi obligaban a los hijos a ir a baile, pero las cosas han cambiado mucho. A los profesores de baile también les resulta muy interesante ya que algunos trabajan con algo cuyas raíces no conocen.

¿Ofrece cursos especializados para docentes?
Sí, están dirigidos especialmente a profesores de baile de toda España con el fin de que conozcan y divulguen entre sus alumnos todo lo que aprendemos en los pueblos. Creo que existen pocos puntos de referencia a donde los profesores interesados por el folclore puedan dirigirse, si querían seguir ampliando sus conocimientos en este campo.

¿Ha encontrado alguna vez a grupos autóctonos?
Sí, hemos tenido gran suerte de poder contactar con grupos que todavía conservan danzas históricas del lugar, y en ese caso, han sido ellos los que nos han proporcionado toda la información para recuperar un baile. Por ejemplo en Castilléjar (Granada) encontramos a un grupo de personas, conocidas por grupo de ánimas, que todavía bailaban fandangos y seguidillas. En Jaén rescatamos los boleros y la jota panocha, que no sólo es típica de Zaragoza.

¿Qué le pediría a los organismos para extender el folclore?
Principalmente que nos brinden el apoyo y la implicación que tuvimos en los comienzos. Las cosas se han complicado, ya que antes las subvenciones eran directas, mientras que ahora la escuela tiene que hacerse cargo de todos los gastos de local, actividades, cursos, etc. y se le reembolsa la inversión al año siguiente. Ese sistema para una asociación sin ánimo de lucro como la nuestra no es sostenible. De hecho, en los últimos años hemos reducido el programa cultural-lúdico único en España tanto por su metodología como por sus fines.

MÁS INFORMACIÓN
Calle Altamira, 25
Teléfono: 952 325 018
asocfolkmsillero@telefonica.net

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Tablón

Enviado por: Anónimo, el 11 de Febrero de 2014

responder

Enviado por: Anónimo, el 14 de Enero de 2014

responder

Enviado por: Anónimo, el 12 de Enero de 2014

responder

Enviado por: Anónimo, el 20 de Octubre de 2013

responder

Enviado por: Anónimo, el 02 de Septiembre de 2013

responder
Sur.es